Turismo y Cultura

TURISMO Y CULTURA

El paraíso colombiano no solo representa una despensa para la seguridad alimentaria representando un fuerte productor de alimentos. Las condiciones climáticas privilegiadas y diversas también han permitido que las distintas regiones abran un abanico muy amplio de opciones paro los turistas que visiten el país.

Para los amantes del turismo de naturaleza Colombia tiene preparados los más bellos parajes en los distintos pisos térmicos. En total el 11% del territorio nacional está protegido dentro del Sistema de Parques Naturales, y de estas reservas 31 tienen abiertas sus puertas a los turistas de naturaleza que quieran hacer senderismo o avistamiento de flora y fauna.

La biodiversidad es uno de los grandes atractivos del país. El avistamiento de aves es una de las actividades más llamativas, que permite disfrutar de las más de 1900 especies que convierten a Colombia en el país con mayor diversidad de pájaros; de estas especies cerca de 75 son especies endémicas. De las 116 áreas IBA (Important Bird Area) reconocidas resalta la Sierra Nevada de Santa Marta, donde se han registrado 635 especies en menos del 2% del territorio total del país.

Otro de los destinos que encantan a los amantes de la naturaleza es la selva amazónica colombiana. Cerca del 40% del territorio colombiano está compuesto por la exuberante selva del Amazonas, que hace parte del complejo selvático más grande del mundo, considerado el principal factor de balance para las emisiones de carbono. En la fracción que correspondiente al país se calcula que habitan 869 especies de aves, 140 anfibios, 85 mamíferos, 147 reptiles y más de 6.800 variedades de plantas, sin contar con cientos de miles de insectos aún no catalogados.

Pero un viaje para un amante de la naturaleza no estaría completo sin el avistamiento de ballenas en el Océano Pacífico. Entre julio y noviembre cerca de 3.000 ballenas jorobadas viajan más de 8.000 kilómetros desde la Antártida para aparearse y tener a sus crías; este espectáculo tiene lugar entre los meses de julio y noviembre. Ya sea desde las costas del Pacífico Colombiano, o los santuarios naturales como el de Gorgona, los turistas podrán estar cerca de estos gigantes de más de 40 toneladas mientras hacen su arribo a aguas cálidas.

El turismo cultural e histórico también se ha constituido en un gran atractivo colombiano. El país cuenta con seis destinos culturales y dos parques naturales reconocidos como patrimonio material de la humanidad. Tanto reservas naturales, como el Santuario de Flora y Fauna de Malpelo y el Parque Nacional Natural Los Katios, como parques arqueológicos como San Agustín y Tierradentro, hacen parte de esta lista apreciada en el mundo por su importancia y valor histórico.

Además Colombia tiene ocho manifestaciones culturales reconocidas como patrimonio inmaterial por la UNESCO. Desde el Carnaval de Barranquilla y el Carnaval de Blancos y Negros, pasando por la música y las manifestaciones culturales del Pacífico colombiano, hasta los conocimientos milenarios de los chamanes en Yuruparí, la riqueza cultural nacional es reconocida alrededor del globo.

Estas son solo algunas de las riquezas turísticas con las que cuenta el país, que lo hacen un destino paradisiaco con variedad para todos los gustos. Los 365 días del año el país pone a su disposición casi cualquier condición climática, y abre al mundo más de 900 rutas aéreas para asegurar que nadie pierda oportunidad de vivir el realismo mágico de sus tierras. Todo esto aderezado con la calidez y alegría característica del pueblo colombiano que espera a con los brazos abiertos a los visitantes del mundo.