Conoce Colombia

La niña de oro del BMX

Cuando se piensa en la grandes gestas ciclísticas del país en su historia se suele pensar en los grandes escarabajos que con dificultad enrumban sus caballos de acero en las montañas más altas. Pero una de las hazañas mas asombrosas desde que Colombia es Colombia la logró una niña pequeña, en su “pony” de acero y no escalando grandes cumbres, sino corriendo a toda máquina sobre pequeñas colinas en las pistas de la modalidad de ciclismo BMX. Ella es Mariana Pajón, la niña dorada del BMX en Colombia.

Mariana nació en octubre de 1991, en la capital de la montaña colombiana, Medellín. En la capital del departamento de Antioquia hay una historia ligada al ciclismo desde hace décadas. Por eso no es de extrañar que desde pequeña la pequeña hija de Carlos Mario y Claudia se inclinara por el amor a la bicicleta; sin embargo, lo hizo en una modalidad que ha ganado adeptos entre los niños colombianos, pero que hasta hace poco es apetecida el el país: el ciclismo BMX.

El nombre de esta modalidad es la sigla para Bike Moto Cross, lo que ya da pistas sobre la naturaleza de la práctica. Se corre en bicicletas semejantes a las motos en términos de agarre y amortiguación, pero con menor tamaño. La indumentaria es semejante a la del Moto Cross, que incluye casco, rodilleras y uniformes de seguridad, ya que las condiciones lo convierten en un deporte extremo. Se corre en una pista de obstáculos, generalmente de tierra, y el objetivo es recorrerla en el menor tiempo posible.

Mariana, desde que conoció la bicicleta, comenzó su carrera al éxito. No importaron los accidentes, que desde los cinco años la acompañan como un gaje de su oficio. La pequeña ciclista perseveró y compitió al comienzo contra sus compañeros hombres, no solo porque no había niñas que compitieran en su categoría, sino porque sus habilidades le permitían ir codo a codo con la categoría masculina.

Desde su primera victoria internacional en Argentina, cuando tenía nueve años, Mariana ha hecho una verdadera colección de títulos y reconocimientos, con todos los méritos para mantenerla. Ha sido campeona mundial en categoría junior, élite y supercross; es medallista de oro en campeonatos suramericanos y panamericanos, y en el año 2012 logro esa gran hazaña que sólo unos muy pocos han logrado, y fue regalar al país una medalla de oro olímpico, en las justas de Londres.

Todo esto, sin embargo, no es el mayor logro de Mariana. Su mayor logro, su mejor éxito y su más grande orgullo debe ser haber llevado la humildad, alegría, empuje y determinación de un corazón colombiano para despertar la admiración y respeto del mundo. Por eso la niña dorada del BMX colombiano merece un lugar meritorio en la historia del deporte, y en el agradecimiento del pueblo colombiano por ayudarles a soñar con que todo es posible si se trabaja por ello con pasión y empeño.

19/09/2015

COMPARTIR EN