Conoce Colombia

Las ciudades del futuro en el presente

Las ciudades inteligentes están de moda. Y cuando se habla del tema es inevitable pensar en lugares llenos de robots, carros voladores y rascacielos tan altos que la mirada no alcanza a cubrirlos de principio a fin. No obstante, esas no son las ciudades inteligentes que han adquirido tanta popularidad entre gobiernos, periódicos, programas radiales y noticieros. Las que unos y otros comentan en discursos y notas de prensa son menos futuristas y etéreas, y hacen referencia a territorios tangibles que hoy trabajan para poner las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) al servicio del desarrollo y el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

Al hablar de ciudades inteligentes, o digitales, el mundo no piensa en lugares hiperconectados y tecnológicamente sofisticados, sino en maneras para que esas herramientas sirvan como medio para generar conocimiento y promover el intercambio de ideas con respecto a la movilidad, la salud, la educación, el comercio, el medio ambiente, la energía o la seguridad, y así trabajar por el desarrollo sostenible y la innovación. 

Desde hace varios años, Colombia entró en este proceso evolutivo que partió de un objetivo elemental: lograr que la población accediera a las tecnologías de la información y la comunicación de manera más efectiva, rápida, fácil y a menores costos. En la medida en que la gente tenga acceso a las TIC será posible una revolución del conocimiento y la innovación. Para ello, el Ministerio de Tecnologías de la Información y la Comunicación ha invertido tiempo y recursos con el propósito de implementar un plan de acción orientado, principalmente, a garantizar la conexión a Internet  y el acceso a las tecnologías de sus habitantes.

De ese proyecto hacen parte programas como Computadores para educar, con el que se donan equipos a las instituciones educativas públicas del país, o Compartel, que permite llevar telefonía e Internet a zona apartadas de Colombia. Pero el Ministerio también tiene en mente otras actividades que impulsan la creación de ciudades inteligentes, como la inversión en el desarrollo de aplicaciones de todo tipo, entre ellas las que puedan facilitar el trabajo de las pequeñas y medianas empresas; la financiación de cursos en ciberseguridad y gestión de tecnologías de la información, o la contratación de funcionarios públicos especializados en Gobierno Electrónico, solo para mencionar algunas. Colombia ya está sembrando las semillas y muy pronto empezaremos a ver la transformación de sus ciudades en territorios inteligentes.

25/09/2015

COMPARTIR EN